Buscar

“El propósito de Endeavor nosotros lo absorbimos al 100%”

Luego de superar con éxito el 11° Panel de Selección Internacional Virtual, se incorporaron a la red Endeavor José Ignacio Parada y Juan Eduardo Joannon, fundadores de Bioelements, emprendimiento que trabaja bajo los principios de sustentabilidad transformando productos contaminantes en soluciones amigables con el medio ambiente.

Si bien fue un proceso duro de sortear, los emprendedores contaron con el apoyo de varios mentores, emprendedores y directores de la Red Endeavor, lo que les permitió estar preparados para afrontar el proceso de la mejor manera.


“Tienes evaluándote a empresarios de primer nivel, gente de mucha experiencia que van al hueso de todo. A los dos minutos nos estaban preguntando de negocios para el 2030”, asegura Juan Eduardo, Director Financiero de la empresa.


Los inicios de Bioelements tienen una historia muy particular. La relación entre los socios nace a raíz de que Juan Eduardo es padre del mejor amigo de José Ignacio. “Conocí a Juan Eduardo a los 18 años y a los 25 me invitó a formar parte de este sueño. Él tenía la idea y yo le podía aportar otras cosas, hacemos un buen equipo”, comenta José Ignacio, CEO de la organización.


Ya con la decisión tomada de trabajar juntos, partieron desde cero trabajando en un Starbucks, curiosamente su primer cliente, y desde sus inicios tenían claro de que lo que querían lograr es que todos los envases y embalajes, independiente de su tipo, logren ser biodegradables. Siempre tuvieron claro que querían ser emprendedores de alto impacto.


Bajo esta lógica, Bioelements nace por la inquietud de resolver un problema de carácter global con los empaques plásticos y la forma en la cual se embalan las cosas, que a entender de José Ignacio y Juan Eduardo, “requerían de una alternativa que lograra reintegrarse al medio ambiente y biodegradarse en distintos tipos de condiciones”, aseguran.


El tema de la internacionalización precisamente fue uno de los temas que se discutió en el panel, ya que “si bien hemos tenido buenos resultados y contamos con presencia internacional, la pregunta que nos hacían era de por qué éramos tan pequeños todavía. Endeavor te invita a pensar más en grande, de si identificamos un problema global, debemos aspirar a estar en todos lados”, comenta Juan Eduardo.

Otro de los puntos importantes del proceso fue el feedback que les dio el panel en cuanto al foco que debían tener en cuanto a inversiones y esfuerzos. “Nosotros estábamos viendo por ejemplo si entrabamos o no a una planta de socios y uno de los mentores nos dijo: yo creo que los recursos hay que ponerlos en la organización, en el desarrollo y atracción de talento”, aseguran.


El camino para entrar a la red global de Endeavor significó terminar exitosamente con un proceso que significó trabajar mucho, cambiar y mejorar sus estrategias y abrir sus mentes para tener una visión de futuro amplia que les permita cumplir sus sueños.


En relación con esto, sobre qué sienten de haber sido seleccionados, José Ignacio asegura que “se sienten tremendamente orgullosos de ser los únicos chilenos del año”, agregando que “Endeavor te selecciona porque ve en ti la posibilidad de ser emprendedores de alto impacto y eso es lo que queremos lograr, solucionar un problema que afecta tanto a Chile como al mundo y también entregar ese give-back tan necesario para que todos nos beneficiemos con esta red”.


Por su parte para Juan Eduardo “el propósito de Endeavor nosotros lo absorbimos al 100%. Soñamos con ser más grandes y crecer, y vemos que acá podemos aprender bien en cómo hacer una estrategia para lograrlo, aterrizando los sueños que tenemos y logrando llevarlos a cabo en el corto plazo”.


Con el objetivo intacto de cuando partieron en ese Starbucks, Juan Eduardo y José Ignacio siguen soñando y ahora más en grande, de transformar los productos contaminantes en soluciones amigables con el medioambiente, aportando a la solución de un problema de carácter global.


Conoce más de ellos en: https://www.bioelementsla.com/

101 vistas0 comentarios