Buscar

“En Chile sí es posible desarrollar productos con valor agregado”

Manuel Rozas, fundador de Kura Biotech.


Conoce la historia del fundador del primer laboratorio chileno que desarrolló un kit para realizar test PCR para covid-19.


Los pasajeros rumbo a San Francisco comienzan a abordar y Manuel Rozas es uno de ellos. Ese fue el punto de partida que tuvo origen semanas antes, gracias a la insistencia de su hermano y cuñada de asistir a la feria de toxicología forense de la icónica ciudad estadounidense. Ahí se encontraba, a punto de embarcarse, no sólo hacia un destino a 10 mil kilómetros de su hogar, Puerto Varas, sino que, a un mundo desconocido para él, el del ecosistema de innovación en biotecnología. Lo que sí tenía claro, era que en este viaje arriesgaba el 80% de sus ahorros y los últimos ingresos que le quedaban de un fondo Corfo, por lo que debía jugárselas por completo para que su idea resultara.


Después de un largo viaje y días de mucha tensión, la feria y ensayos comenzaron. La incertidumbre sobre si resultaría era enorme ya que, si bien Manuel, hijo de salmonero, vio en los residuos de la industria acuícola la opción de innovar y tenía confianza en su producto, éste no había sido probado anteriormente.


El momento de la verdad llegó. Dos empresas hicieron pruebas y para sorpresa de muchos, fue un éxito. Su producto -enzimas para detección de drogas- no sólo cumplía su función a cabalidad, sino que lo hacía cuatro veces más rápido que las sustancias conocidas hasta entonces.


Con esto, los siguientes logros no tardaron en llegar. Manuel se independizó apoyado por su familia y amigos y así nació Kura Biotech. La calidad de su producto junto con su proceso de tratamiento de enzimas de abalón, le han permitido posicionarse como uno de los líderes del mercado de toxicología forense lo que lo llena de orgullo ya que este gran emprendimiento, lo hace sentirse “muy artesano”, porque, para él, era “algo propio, que hice con mis manos y pude crear valor”.


Hoy Kura Biotech tiene clientes como el FBI, uno de los laboratorios de toxicología forense más importantes del mercado mundial y Manuel en lo personal, ha sido reconocido como uno de los MIT Innovators Under 35. Además, como empresa, ya presentaron su primer producto de análisis genético tras dos años de trabajo y tienen formado un gran equipo profesional con investigadores de nivel mundial.


Impacto desde Puerto Varas al mundo


Manuel y todo el equipo de Kura Biotech tienen un objetivo más profundo: apuntan a posicionar una cuarta industria en la ciudad -en conjunto con la agricultura, el turismo y la salmonicultura-. Quieren, a través de la biotecnología, demostrar que la descentralización es posible. “Esta es nuestra rebeldía”, dice con orgullo.


Para él, ver que su empresa contribuye socialmente es otra de sus satisfacciones. Un buen ejemplo de esto es su respuesta a la situación actual de la pandemia: Fue el primer laboratorio chileno que desarrolló un kit para realizar test PCR para el covid-19.


Alineado con su propósito de estar en continuo crecimiento y contribución económico-social, para Manuel ha sido importante crear una empresa donde las personas se desarrollen conscientemente. “Haciendo más eficiente nuestro laboratorio no ayudamos directamente al mundo, sin embargo, hacemos una inversión del 2% de nuestras ventas brutas en proyectos de infancia, educación o sustentabilidad que nos permite aportar mucho más”.


Para lograr estas metas y encontrar la inspiración necesaria para su empresa, la red Endeavor ha sido un apoyo constante. “Uno de los principales aportes de Endeavor es la posibilidad de apoyarse y conectarse con otros emprendedores”, ya que, para él, “normalmente, emprender es una actividad muy solitaria. Cuando ya has pasado ciertos caminos, hay muy poca gente con la que puedas conversar sobre los temas que realmente te preocupan. Lo especial de ser parte de la red Endeavor es que me brinda la posibilidad de encontrar a personas que, aunque sean de distintos lugares, en el fondo son muy parecidas a mí. Estar acompañado por gente que te apoya de esta forma es una gran satisfacción”, dice.

Creciendo y contribuyendo, así avanza Kura Biotech. En el camino, Manuel va reinventándose. Lo que no cambia en él es su humildad por escuchar a quienes respeta y sus ganas por aportar y hacer cosas sin importar lo complejas que resulten.




Conoce más del trabajo que realiza Kura Biotech AQUÍ.




132 vistas