Buscar

"Lo más desafiante ha sido aprender a llegar a la gente en pequeños momentos digitales"

Entrevista a Ale Llosa, Co-fundadora de KO, emprendedora Endeavor Perú:

“Lo más desafiante ha sido aprender a llegar a la gente y mostrarles lo que somos, lo que nos diferencia, en pequeños momentos digitales”


En las actuales condiciones parece casi imposible seguir la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de practicar 300 minutos semanales de actividad física y caminar 10.000 pasos al día. Y el dilema es que justamente en estos momentos, es cuando más necesitamos estar activos y saludables.


¿Cómo realizar actividad física estando en casa?


La emprendedora Endeavor Alexandra Llosa tiene una clara respuesta a esta pregunta: KO

Ale Llosa es co-fundadora de la cadena de centros de wellness KO, que se dedica a promover el bienestar y la salud de las personas a través del deporte, la conexión interior, la buena nutrición y la actitud positiva.


La marca ya cuenta con varios locales en diferentes países latinoamericanos y estaba en punto de expandirse a Europa cuando pasó lo que nadie vio venir: La pandemia de Covid-19. “La pandemia me agarró en Madrid, literalmente el día en que íbamos a firmar para abrir dos locales allí”, cuenta Ale y continúa “Pero nuestra reacción fue ágil y decidimos correr la reunión para el día después. Al día siguiente, nos dijeron que ya no se podía salir a la calle, porque la ciudad se encuentra en cuarentena”.

La emprendedora comprendió que se venían momentos complejos y que la situación era muy seria. Pero en vez de paralizarse, decidió actuar con rapidez porque sabía que, en los momentos de incertidumbre y estrés, sus clientes necesitarían más que nunca contar con el servicio de KO.


“Primero grabamos un video para nuestra gente, donde explicamos que el virus era más grave de lo que parecía y que íbamos a cerrar todos los locales, porque estos espacios pueden ser un punto de contagio importante. Lo segundo en lo que pensamos, era: ¿Qué podemos hacer en esta situación para que las personas estén en equilibrio? Nos dimos cuenta de que todo el mundo estaba en pánico y queríamos encontrar la forma de entregarle a la gente digitalmente la ayuda para que puedan lidiar con este miedo”, comenta.


Aunque la idea de digitalizar el concepto KO estaba totalmente considerada en los futuros planes de la empresa, se vieron en la necesidad de desarrollar una plataforma online en pocos días y no -como lo planeaban antes- dentro de varios meses.


La co-fundadora en KO explica: “Al cerrar los locales, hicimos una reunión para ver cómo podíamos acelerar el plan que teníamos de aquí hasta el fin de año que era digitalizarnos. ¿Cuánto tiempo nos iba a tomar? Dividimos los roles de cada uno del equipo y un fin de semana nos pusimos todos a investigar para encontrar las herramientas. En 4 días montamos la primera plataforma. Queríamos crear algo que le sirviera a todas las personas y conectar con la gente, por eso lo hicimos gratuito al principio”.


Ale Llosa es enfática al destacar que todo fue posible gracias a tener un propósito claro, que inspira al equipo completo, en todos los países. El propósito de esta compañía –dice Ale- va mucho más allá de los aspectos económicos. Lo que se busca es entregar un servicio que “cuida al ser humano y que contribuye a que tenga la mejor vida posible”.


Pero, ¿cómo lograron mantener la empresa en marcha, sin los ingresos que generaban por las suscripciones en los locales físicos? Ale relata que después de los primeros dos meses, desarrollaron un plan de pricing que les permitió seguir llegando con su servicio de wellness con el espíritu y la calidad de siempre, pero a un precio mucho menor, con el fin de poder llegar a más y más personas.


La idea fue súper acogida, pero significó trabajo intenso. Lo más desafiante ha sido aprender a llegar a la gente y mostrarles lo que somos, lo que nos diferencia, en pequeños momentos digitales. Nuestro gran reto fue decir: Eduquémonos internamente para que cada punto de la experiencia online transmitiera la integridad en nuestro producto. Porque si no, la gente va a creer que somos fitness, pero somos wellness”, aclara.


La transformación de la empresa no solamente trajo el desafío de aprender a hacer clases por video, sino que también significó un profundo cambio administrativo, porque había que unir todos los centros KO latinoamericanos en una sola plataforma digital.


Con su actitud positiva, la emprendedora destaca las ventajas de esta reestructuración: “Hoy día, viéndolo con más perspectiva, esto era el sueño: Dejar de separar y unirlo todo. Todos hemos generado una comunidad interna que antes se había separado por país y ahora tenemos un alto nivel de conexión y amistad entre los países. Eso ha elevado la energía y la fuerza de la compañía”.


A pesar de todos esos logros de la compañía en los últimos meses, también está enfrentada con varias dificultades, ya que los ingresos por la plataforma digital aún no son suficientes para compensar la baja de facturación por el cierre de los locales físicos. La situación es compleja, porque hay que seguir pagando arriendo y mantener los espacios, pero Ale ve el futuro con optimismo. “Hay que ver las cosas con gratitud: La plataforma digital nos ha permitido sobrevivir por la marca. Por ahora, estamos viendo a descubrir la forma de minimizar el impacto económico de la situación y mientras tanto, tenemos clarísimo nuestro valor. Estoy segura de que vamos a salir de esto y que nos va a salir súper”, finaliza.


Te invitamos a conocer más sobre KO aquí: https://kodigitalstudio.com/



97 vistas